Una de las funciones más importantes del proceso Bioset es que produce biosólidos EQ Clase AA desde el comienzo hasta detenerse de forma consistente y fiable. Los biosólidos que permanecen en el reactor al momento del apagado alcanzan el estado EQ Clase AA en el reactor y se eliminan como tal en el arranque. A diferencia de los procesos competidores de Clase A, no hay escenarios operativos, incluyendo el arranque y el apagado, donde el proceso Bioset no produzca biosólidos de Clase A.

Limpieza del entorno

El proceso Bioset es un proceso limpio de operar ya que opera en un ambiente totalmente cerrado desde el arranque hasta ser apagadol. Al estar totalmente cerrado, evita que se escapen polvos y olores en la entrada, evita el derrame de biosólidos durante el proceso y permite la captura de olores en la fuente puntual durante la descarga.

No requiere calor adicional

Todo el calor necesario para que funcione el proceso Bioset se consigue a través de la adición de agentes químicos. No se requieren costosas fuentes de calor adicionales de gran mantenimiento.

Estabilidad a largo plazo

A diferencia de los procesos alcalinos de estabilización que utilizan calor adicional para reducir las dosis de cal viva y por consiguiente perder el alto pH inmediatamente despues del proceso, el proceso Bioset mantiene el estado EQ Clase AA durante meses luego del proceso.

Mantenimiento

El proceso Bioset tiene pocas partes móviles y por lo tanto pocos requerimientos de mantenimiento. El principal componente que requiere mantenimiento es la bomba de piston Schwing Bioset. Como el proceso Bioset funciona a menos del 10% de la presión nominal de operación de las bombas, los índices de desgaste son nominales.

Costos operativos reducidos mediante la aprobación del Proceso para la reducción adicional de patogenos (PFRP, por sus siglas en inglés)

El proceso Bioset se aprobó como un proceso PFRP ya que el  amoníaco que se genera mediante el agregado de cal viva se arrastra con los biosólidos dentro del reactor y mata los patógenos. La aprobación del PFRP permite que el proceso Bioset funcione a 55C con un tiempo de residencia de 40 minutos (en comparación con 70C durante 30 minutos). El impacto más importante de esta aprobación es la reducción de aproximadamente el 35% de los costos operativos.